Jon Rahm y el público ganan un Open de España mágico

El golfista vasco cierra un círculo victorioso, con triunfos en España desde cadete a profesional. Jornada final fastuosa, con miles de aficionados siguiendo un espectáculo deportivo que ha pasado a los anales del golf español. El vasco Jon Rahm y el cántabro Nacho Elvira -tercer clasificado, además de Jorge Campillo, quinto- establecieron un duelo simplemente épico tras diluir mediante aciertos al irlandés Paul Dunne, líder a primera hora de la jornada

Jon Rahm y el público han ganado el Open de España 2018, dos importantes triunfos unidos mediante una conexión literalmente eléctrica que ha convertido al golf, durante cuatro apasionantes jornadas, en auténtico espectáculo de masas, con miles y miles de personas rendidas ante un evento verdaderamente mágico.

El golfista vasco cierra a las primeras de cambio, en lo que ha constituido su debut en el Open de España, uno de los círculos victoriosos que ansiaba completar en alguna ocasión a lo largo de su ya indudable exitosa trayectoria deportiva, un objetivo cumplido sin embargo de forma acelerada, como todo aquello relacionado con un currículo que se desarrolla a velocidad simplemente supersónica.

“Vengo a ganar”, dijo Jon Rahm con la convicción que le caracteriza en la jornada previa al inicio de un torneo que ha pasado a engrosar una de las páginas más emotivas y bellas de la historia del golf español, adornadas por un público enfervorecido y multitudinario en una edición histórica que ha encumbrado a un jugador genial y a unos aficionados a su altura.

Curiosidades de la vida y de los anales de este deporte, la victoria de Jon Rahm se enlaza con la conseguida asimismo un 15 de abril, pero de 1972, por Antonio Garrido, cuando el ilustre madrileño se convirtió en el primer ganador español del European Tour al imponerse en el Open de España de aquel año en el Club de Golf Pals, el primer torneo que se celebró en nuestro país dentro de la estructura del European Tour y que también fue la primera prueba regular de este Circuito.

Cuarenta y seis años después, por aquello de los hados del deporte, la gloria vuelve a hermanar en cariñoso abrazo al Open de España y a un golfista español, en este caso Jon Rahm, destinado a impulsar hasta extremos insospechados a un deporte de masas.

La jornada final, simplemente apasionante, se planteaba como un caza y captura de los españoles Nacho Elvira y Jon Rahm sobre el irlandés Paul Dunne, un golfista de indudable clase que durante los 54 hoyos previos se había mostrado sencillamente implacable.

A uno y dos golpes del líder a media mañana, con 18 hoyos para revertir esa situación, Nacho Elvira y Jon Rahm se enfrascaron en un duelo simplemente épico del que Paul Dunne no encontró la fórmula para participar, lastrado por dos bogeys en el 11 y el 14 que constituyeron el punto y final a unas opciones victoriosas ya dubitativas durante la primera vuelta.

Ajenos a ello, Jon Rahm y Nacho Elvira, en partidos diferentes, luchaban a distancia por el codiciado título, un mano a mano exclusivo repleto de réplicas y contrarréplicas, donde oportunos birdies -los dos primeros hoyos de Jon Rahm- e incluso eagles -el consumado por Nacho Elvira en el 5, para seguirle el ritmo del vasco- no hacían sino incrementar la tensión, destronado de su atalaya el citado Paul Dunne, mientras Jorge Campillo, quinto clasificado, contribuía a incrementar merced a otra gran actuación la aureola victoriosa del golf español.  ​

Jon Rahm, reiterativo en sus aciertos, tomó la iniciativa a mitad de recorrido en un fase del mismo donde el vasco arañaba los golpes al campo que el cántabro ansiaba, un deseo culminado de bruces por Nacho Elvira cuando dos birdies consecutivos, en los hoyos 13 y 14, devolvieron una igualdad al marcador rota de forma irreversible en el momento en el que Nacho Elvira afrontó el hoyo 17, punto del recorrido donde, tras enviar la bola al agua y fallar posteriormente un putt de escasos centímetros, cercenó todos sus opciones de triunfo en el marco de una actuación en cualquier caso sobresaliente.

Al  mismo tiempo llegó Jon Rahm al hoyo 18, abarrotado de público, donde rubricó su consabido birdie. Y con ello llegó también la locura colectiva, el cerrado aplauso de agradecimiento, la encendida ovación de reconocimiento, el punto y final a un Open de España 2018 absolutamente mágico.

ALREDEDOR DEL OPEN

​47.218 de gracias a todos los aficionados

La multitudinaria asistencia de aficionados al Centro Nacional de Golf para presenciar el Open de España durante las cuatro jornadas de competición ha sido uno de los hechos que ha marcado el desarrollo de un torneo inolvidable. Finalmente, 47.218 espectadores dotaron de un color especial y emotivo a una competición que ha pasado a los anales de la historia de este deporte. El contagioso entusiasmo de los aficionados acompañó durante cuatro días las acciones de todos los jugadores, especialmente de los españoles, que devolvieron a su vez con sinceros aplausos el incondicional apoyo recibido. El comentario general fue unánime: gracias, gracias, gracias a todos los aficionados por hacer del Open de España algo tan grande.

El círculo victorioso de Jon Rahm en España

Nacido en Barrika (Vizcaya) el 10 de noviembre de 1994, Jon Rahm ha conseguido uno de sus objetivos, ganar el Open de España para completar el círculo victorioso iniciado en 2009 con el Campeonato de España Cadete y que siguió de forma ininterrumpida con los de categoría Sub 18 (2010 y 2012), Junior (2010 y 2012) y Absoluto (2014 y 2015), al margen de contribuir a ganar los Campeonatos de Europa por Equipos Sub 18 (2011) y Absoluto (2014) y la medalla de bronce en el Mundial por Equipos 2014, donde quedó primero en la clasificación individual con 23 bajo par, récord en la historia de la competición.

Su impresionante currículo deportivo se completa con once torneos en la NCAA entre 2012 y 2016, mientras que en su corta pero tremendamente exitosa trayectoria profesional, Jon Rahm ha ganado ya el Farmers Insurance Open 2017 del PGA Tour, el Open de Irlanda 2017, el DP World Tour Championship 2017, el CareerBuilder Challenge 2018 (PGA Tour) y, ahora, el Open de España 2018. Simplemente impresionante.

Un notable para la Armada española

Lógico es que un duelo como el mantenido por Jon Rahm e Ignacio Elvira, con un inconmensurable Jorge Campillo (-15) a la expectativa, acapare casi todos los focos, pero hay que poner en valor el extraordinario torneo realizado por otros representantes de la Armada.

Mención especial merece el amateur Víctor Pastor, que se despidió con un 67 (-5) para -13 al total. Solo diez bogeys firmó en toda la semana el bravo jugador cordobés. Ese -13 al total le dejó empatado en la clasificación final con Adrián Otaegui y Alejandro Cañizares, que se despidieron del torneo con sendas vueltas de 66 golpes (-6). También Pablo Larrazábal (-12) dijo adiós a Madrid con una sonrisa.

El resto de los españoles en el corte fueron Samuel del Val (-9), Pedro Oriol (-9), Pep Anglés (-8) y Sebastián García (-7). Estos resultados dibujan una más que notable actuación coral de los golfistas españoles.

Medalla de plata para Jon Rahm

Aprovechando su presencia en el Open de España, el Ministro de Educación, Cultura y Deportes, Íñigo Méndez de Vigo, entregó la Medalla de Plata de la Real Orden del Mérito Deportivo a Jon Rahm por los méritos contraídos en 2017, temporada en la que se estrenó como ganador en el PGA Tour y en el European Tour.

Agradecimientos para todos

Una vez finalizado el torneo, todos querían ver al ganador, a Jon Rahm, y al resto de grandes protagonistas del torneo. Los niños pedían sus firmas y los voluntarios se desgañitaban intentando meter en el ‘recording area’ a los golfistas. Una tarea hercúlea.

Después de firmar las tarjetas y antes de atender a la prensa, los jugadores fueron al green del 18 para la entrega de premios, con presencia entre otros de Íñigo Méndez de Vigo, Ministro de Educación, Cultura y Deportes; Gonzaga Escauriaza, Presidente de la RFEG; y Marta Higueras, Primera Teniente Alcalde del Ayuntamiento de Madrid. Allí el ganador fue agasajado por el numeroso público, que se volcó durante toda la semana con los jugadores locales. De hecho, no solo se aplaudió a Rahm, también fueron reconocidos Víctor Pastor en su condición de mejor amateur del torneo, los voluntarios por su impagable trabajo y el resto del personal que ha hecho posible que este torneo salga adelante.

¿Sabías que…

sobre el Open de España ha planeado la idea de ver un récord del campo, pero no se ha igualado? Se han visto tres 63 a cargo del inglés Andy Sullivan, el alemán Marcel Schneider y, finalmente, del sudafricano George Coetzee, por lo que el 62 del francés Adrien Mork, perteneciente al Challenge de España 2006, permanece como mejor registro… al menos de forma oficial. El Centro Nacional contabilizó un 60 en el Madrid Masters de 2009, pero este récord es oficioso, ya que esa semana se estuvo colocando bola.

Cita obligada con los campos de Madrid

La Zona Comercial ha tenido esta semana un hueco reservado para los campos de golf de la Comunidad de Madrid. En su stand, los clubes locales han ofrecido información, ofertas y mucho más: han sorteado una bolsa de palos, han jugado con los federados a una ‘ruleta de la fortuna’ en la que se podían conseguir premios jugosos… Información y diversión a partes iguales.

Plazas para la Mercedes Trophy, en juego

La firma automovilística Mercedes estaba empeñada en regalar plazas para el Mercedes Trophy en este Open de España. En la Zona Comercial instaló un ‘Long Putt’ en el que los federados demostraron su habilidad para ganarse un puesto en la Final Nacional que se juega en Girona del 29 de junio al 2 de julio. Sin duda, uno de los enclaves estrella de la semana.

Un pionero llamado Antonio Garrido

El 15 de abril de 1972 Antonio Garrido se convirtió en el primer ganador español del European Tour, al imponerse en el Open de España de ese año en el Club de Golf Pals con +1 (293). Aquel Open de España fue el primer torneo que se celebró en nuestro país dentro de la estructura moderna del European Tour y también fue la primera prueba regular del circuito, ya que se jugó después del Masters de aquel año que ganó Jack Nicklaus. Hoy, Jon Rahm se ha impuesto justo 46 años después de esa curiosa efeméride.

ANTE EL MICRÓFONO

Jon Rahm, ganador

“Es difícil describir lo que siento. Los gritos de la gente eran comparables con Augusta, eso hacen este torneo precioso para los españoles que estábamos ahí, Nacho y yo. En Pebble Beach no hay tanta gente, ni en Los Ángeles. Cuando decidí venir no me imaginaba esto, que casi 50.000 personas vengan es todo un orgullo.

Sabía que si hacía birdie al 18 podía meterle presión a Nacho. Le he pegado perfecto al drive, he oído un ruido y pensaba que la había metido al 17, pero he visto que marcaba la bola y he pensado que hacía bogey. Si hubiese sabido que era doble bogey hubiese intentado disfrutar un poco más el triunfo. Ha sido de los domingos más duros para ganar, pero ha sido muy divertido, especialmente los segundos nueve hoyos

Espero sumar más títulos para estar a la altura de Severiano Ballesteros y estos grandes jugadores.

A los niños que quieren ser golfistas les diría que estudien, que aprendan inglés y que se eduquen, que se formen como personas. Y que se diviertan entrenando y jugando”.

Nacho Elvira, tercer clasificado

“Me voy con una sensación agridulce, porque ha sido una gran semana, pero ese final me ha dejado peor sabor de boca. Creo que jugué bien, dándome siempre posibilidades, lo que me ha permitido estar siempre en juego, con la opción real de ganar el torneo.

No se puede sacar nada negativo de una semana así, en la que creo que he dado la vuelta a una temporada que iba regular. No quiero quedarme con ese error al 17. El público ha estado increíble, más correcto imposible con los demás jugadores”.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*